Turismomasivofobia

Dreamberry cierra. Y calla para siempre

Dreamberry cierra. Y calla para siempre

Amsterdam representa el paradigma del turismo masivo, un cóctel irresistible para las masas millenium atrapadas en las redes sociales: prostitución, drogas, alojamiento barato, cruceros cutres y vuelos basura. La capital holandesa se sorprende a sí misma atrapada por millones de turistas depredadores armados de palos de selfie, invadiendo los coffeshop donde comprar hierba, los canales mugrientos y los escaparates del Barrio Rojo y da la voz de alarma y pide a los nuevos bárbaros digitales que se comporten, según publica el New York Times.
Pero no es solo Ámsterdam. Barcelona, Palma, Galápagos, Tailandia, Dubrovnik, Venecia… se horrorizan de su propio éxito, mientras el mundo se gentrifica al mismo ritmo que las masas destruyen las ciudades, los barrios, los caminos y las playas más publicitadas por el nuevo periodismo estilo Operación Triunfo y GuiriChef, donde se confunden y amalgaman las noticias fakes con las paridas y las estupideces.
El viaje ha muerto. Y si conocemos algún sitio particularmente auténtico, donde poder mezclarnos en silencio con sus nativos, disfrutar y aprender, es imperativo callar, apagar los móviles y los portátiles y huir de las redes sociales como de la peste rosa.
Dreamberry cierra tras más de 15 años y 3000 post publicados primero como http://www.dreamberry.es luego bajo la actual marca, y habiendo colaborado con Viajes El País y CeroDosBe entre otros medios de comunicación. Y con operadores indios, mexicanos, y estadounidenses, entre otros.
Hemos hablado de la economía del turismo, del turismo emisor, del viajero inmóvil, de libros de viaje y de algunos lugares recónditos. Nos hemos reído de los personajillos de este teatro, que empezó en la nada más absoluta y ha alcanzado las más altas cimas de lo grotesco
Nombramos a Michael O’Leary de Ryanair campeón mundial de la infamia viajera cutre. Abel Caballero, el alcalde socialista de Vigo, le lleva pagando millones para que lleve su Air Kunta Kinte a la ciudad que preside este peronista-populista kitch. Eso se llama pagar por no volar, la economía del siglo XXI.

Vuelos baratos pagados por el ayuntamiento sanchista con los impuestos de todos, a quienes desprecian los derechos de los trabajadores y de los consumidores.

Cuando empezamos, allá por los setenta, los viajes eran refugio de hippies felizmente desnortados, desencantados en busca de su lugar en el mundo y nómadas vocacionales, porque como fuera de casa en ningún sitio.
Dejaremos esta página abierta hasta finales de año. Gracias a los lectores, algunos cientos de miles en estos años, y si nos encontramos en algún lugar solitario y sin publicitar nos pasaremos alguna seña secreta. En silencio.
alfonso ormaetxea

2015 el año que viajamos peligrosamente

El año que viajamos peligrosamente

Hidalgo, eDreams, Imserso, subastas, Soria, yihadismo, desregulación, tasas, pilotos suicidas, los omnipresentes chinos…

El año que va a acabar ha estado marcado en esta latitud por el terrorismo yihadista que ha proporcionado a España cifras récord en visitantes turísticos. Y por el debate sobre el turismo y la economía desregulada. Pero hay muchos más temas que han hecho de 2015 un año clave en viajes y turismo. Pasen y lean…
eDreams lo peta en Bolsa y su CEO Javier Pérez Tenessa dimite muy bien indemnizado. Diez millones por una acción que bajó el 72%, de 10,25 euros a poco más de 1. La compañía, desde su rincón del ring, contempla desafiante a Ryanair, su cordial enemigo. Comienzan las hostilidades.
Fitur, mundo viejuno, cambia. Se destapan las vergüenzas y corruptelas de ese mundo jurásico. Ferias cutres, privilegios fabulosos, (para sus directivos).
Gran bronca a cuenta de la antigua Nautalia entre el fondo Springwater, Wamos y Gowaii. Tras Orizonia, el capital riesgo golpea de nuevo.  Javier Diaz de Gowaii afirma que se siente como en la película La vida de Pi, conviviendo con un tigre. Este le acaba mordiendo. Montoro, el otro, el CEO defenestrado de Wamos, denuncia una operación de Cash Pooling por parte de Springwater, lo que se traduciría por vaciamiento. O sea, pulirse la pasta, ¿lo pillan?  Pero no llega la sangre al río. Era un tigre de papel (moneda).
En febrero nace Pangea, la agencia para hipsters desnatados. La tienda, el Zara de los viajes, abre al público con una apuesta confusa en octubre. Unos meses más tarde, Fernando Moreno, el responsable de mercadotecnia, dimite o… 
Hidalgo dispara contra todos los blancos. Quiere franquicias, cierra agencias, pretende salir a Bolsa, luego quiere vender a los chinos, pierde parte del Imserso, empieza a montar su low cost en Air Europa, echa a su «dircom», se olvida de Matutes… Se pega con la CEAV y pierde el juicio con Viajes Gheisa y… acaba imputado en el caso Residentes. Finalmente para «congraciarse» con su plantilla crea Air Europa Express. El rumbo de la nave es más incierto que nunca, con Iberia como obsesión.
El terrorismo islámico golpea en todos sitios, Túnez, Egipto, Tailandia, Turquía, Francia, EE.UU… y el Mediterráneo Sur se configura como zona de guerra. El aluvión de turistas en busca de sol y playa aterriza en España. Récord de visitantes, peligro de monocultivo.
En Barcelona y Formentera saltan las costuras y los partidos emergentes empiezan a pisar el freno del turismo. Se abre el debate del año entre liberales y planificadores. Unos abogan por el laisse faire, forrémonos mientras dure, y otros por las tasas, las prohibiciones y el aquí mando yo. 
Venezuela y su atrabiliario presidente atrapan en su corralito a Air Europa e Iberia. Conviasa pierde la placa y casi a 600 pasajeros que se quedan tirados en Barajas.
Cierra la tienda trucha de National Geographic en Madrid en cuya gerencia estuvo Fernando Moreno, que se pasa a Pangea.
Barceló cambia a un nombre anglosajón que nadie entiende, Beee, the travel Brand o algo así. Subías afirma que las agencias y los touroperadores están obsoletos.
Alemania comienza su annus horribilis. Su piloto Andrea Lubitz de GermanWings se suicida asesinando a todo su pasaje. Nadie se había enterado de su paranoia y depresión. Lufthansa se sale del GDS Amadeus, cansada de tantas comisiones. Las agencias protestan. Y todavía no ha llegado el caso Volswagen de intoxicación masiva.
Y el annus terribilis de Malasyan continúa. Cae otro avión, este por un misil a cargo de los contendientes en la guerra de Ucrania y parece que los vuelos civiles comienzan a ser declarados objetivos militares.
Ryanair se carcajea de los medios afirmando que cruzarán el Atlántico por 14 euros. Luego lo desmiente. Casi todos los medios pican. O’Leary se rompe varias costillas con las carcajadas. Luego adopta una estrategia más trapense. Silencio, se vuela. Y se forra.
Barcelona no quiere ser Venecia. Empieza a cuestionarse su modelo turístico antes de que Colau acceda a ser la reina absolutista de la ciudad. El lobby crucerista publica un estudio contra Colau, pagado por el puerto de Barcelona.
AENA culmina su paso del estado al Ibex y nadie sabe muy bien cómo pero la acción comienza un rally alcista. Los institucionales se forran.
Suben los turistas, bajan los ingresos por turista. España se convierte en el camarote de los hermanos Marx. Los sindicatos denuncian  dumping social, el empleo, precario y mal pagado, no sube a pesar del chorro de turistas que no cesa.
Soria, al contrario que Teruel, no existe, solo para las eléctricas. Borrego desaparecida sin combate. 
IAG empieza a salirse. Del mapa y de la cotización en Bolsa. Culmina la compra de Air Lingus, al grito de «Al rico slot». 
Las grandes de la economía desregulada, AirBnB, Uber, Bla, Bla, Bla Car, comienzan la ofensiva. Consiguen que se les llame «Economía Colaborativa» y ya valen más que muchas compañías del Ibex. Algunos creen que son el caballo de Troya del TTIP, el protocolo fantasma que quiere firmar Estados Unidos con Europa en medio del mayor de los secretismos. 
Comienza el sainete del Imserso. Se lo dan todo a Hidalgo, como siempre. Mundiplan, de Iberia y Alsa, los archienemigos del salmantino, contraatacan y recurren. Hidalgo también; el Imserso se lía como un caramelo. España no parece ser país para viejos. Siguen las chapuzas.
 El pelotazo del nuevo trolley para cabina se deshincha y queda en nada. 
Empieza el otro sainete, el de la subasta del aeropuerto fantasma de Ciudad Real. Sale por 40 millones lo que costó 1000 y se adjudica a los chinos en 10.000 euros. Se anula la subasta y se convoca otra que se adjudica a insolventes. Se vuelve a anular… Si no fuera patético, sería cómico. Es como del Día de la Marmota en Ciudad Real.  
El turismo emisor remonta penosamente desde el pinchazo de la burbuja. Hasta finales de año no rozará los niveles precrisis y gracias sobre todo a los viajes de lujo.  El negocio de las bodas españolas mantiene con vida a algunas agencias desahuciadas 
El dúo Soria Borrego promociona masivamente la elegancia social de veranear en Benidorm. Los rusos ya no nos quieren…tanto.
El Algarrobico, mal, gracias; sigue de juzgado en juzgado hasta que le amnistíen. 
Comienza la colaboración de Dreamberry con 02B de Economía Digital, el medio turístico líder. 
Los emergentes mandan parar. En Baleares se recuperan las tasas turísticas y Colau se bate contra los apartamentos turísticos «colaborativos» de los grandes propietarios y el modelo Venecia, de turismo masivo y descontrolado. Los hoteleros ponen el grito en los medios. Prosigue la avalancha de turistas, eso que algunos llamamos Exuberancia Irracional. 
Torrevieja, pasa de meca del turismo a la ciudad más pobre de España, la auténtica Torrechunga. Las suecas ya no viven aquí…
El ex patrón de patrones sigue en la cárcel. Comienza el juicio por el saqueo de Marsans
Cae un avión español, SwiftAir AH5017 en Mali, lo que corrobora que volar en África es llorar.
Cuba firma las paces con EE.UU. Los hoteleros españoles se quedan descolocados y sin táctica ni estrategia ante lo que se avecina para el turismo en la perla del Caribe. 
La primavera del Corte Inglés se agosta. Empiezan los conflictos internos por la venta parcial a los árabes, aunque Dimas Gimeno adore a los chinos… 
El turismo rural no despega en España, aunque el Norte se beneficia del calor sahariano de la península.
Las chapuzas de Botella emergen. Bicibad naufraga en el Magaluf madrileño. Aparecen bicis en Bucarest…
Los yihadistas ponen una bomba en un avión ruso de pasajeros que despega de Sharm El Sheik, en Egipto. Erdogan, el sultán turco, en otro, esta vez militar. La crisis se ahonda.
Marina D’Or quiere ser la versión low cost de la saga Resacón. Santiago Segura se frota las manos. Los chinos otro tanto de lo mismo.
El año que viene más. Esperemos que sea mejor que este. Feliz 2016, felices viajes…
alfonso ormaetxea

Resacón en Marina D’Or

El grupo Wanda interesado en el enclave castellonense

El grupo Wanda, interesado en el enclave castellonense

Esa especie de Las Vegas cutre, el escenario soñado por Santiago Segura para hacer una de sus españoladas ahora con Resacón en Marina D’Or, va a ser comprada casi son seguridad por el grupo chino Wanda, -el mismo que con un poco de suerte, si las tontunas de la Abu Carmena no lo impiden, nos libra del espantoso edificio de Plaza España en su poder-, que también tiene un buen paquete en el club de los Gil.
La cifra que barajan fuentes oficiales chinas, Wanda es más oficialista que Deng  XiaoPing, rondan los 1200 millones de euros para un complejo que se declaró en quiebra en 2014 y que desde entonces trae búlgaros y otros turistas de perfil bajo y gusto errático, para llenar el complejo y tratar de insuflar vuelos al aeropuerto fantasma de Castellón.
Auténtico icono del turismo patrio, el low cost mediterráneo fallero, el sereno minimalismo de los escaparates de los chinos, el aeropuerto fantasma de Fabra y turistas búlgaros con resacón…

King Kong versus Godzilla

King Kong versus Godzilla

Benidorm atraca en Barcelona

Ya está de sobra denunciado que el fueloil pesado que utilizan los grandes cruceros es cancerígeno y que lo utilizan sin descanso amarrados a puerto para mantener la nave con todos sus sistemas funcionando. Y que el desembarco de casi 7000 pasajeros de golpe en una ciudad es casi igual de tóxico.
Pero todo es poco para el Allure of the Seas, este auténtico circo romano flotante, donde no falta de nada, ni un tiovivo de madera, un campo reglamentario de baloncesto, una tirolina, dos piscinas para hacer surf y un completo centro comercial y de juegos que harán las delicias de los ludópatas más encallecidos.
Benidorm vs Marina D'OrSe trata de conservar el espíritu Marina D’Or con sus rutilantes salones teñidos de purpurina, sus parques temáticos de pega y sus rebosantes jacuzzis para obesos en una extensión de cuatro campos de fútbol.
Pero hagan sitio, barceloneses, que llega Oasis of the Seas y Harmony of the Seas que está en construcción. Para acabar con el Nightmare of the Seas que ronda la cabeza de cualquier persona en su sano juicio que piense en cómo desalojar al pasaje en un incidente.

Benidorm contra Marina D’Or, dicho en más castizo.