Air Europa y Ryanair, besos fallidos

Fuese y no hubo nada

Fuese y no hubo nada

Hace seis meses se producía esta grotesca escena entre el rey del papel cuché, Hidalgo Jr y el payaso de los cielos, O’Leary, anunciando su alianza, que se iban a comer el mundo, convertirse en el Amazon de los viajes y bla, bla, bla…
Hoy no hay nada de nada de la alianza fallida. Nada de aprovisionar desde Europa los vuelos intercontinentales de la aerolínea de los Hidalgo, ni de vender en la irlandesa hoteles de la cadena a bajo precio. 
No queda nada de hipotéticos acuerdos a tres bandas con Norwegian o Air Lingus. Nada de Aeronova la low cost fantasma de Air Europa. Nada de vender habitaciones a baja comisión de los hoteles, joya de la corona del patriarca. Nada de la presunta compra de Alitalia.
Solo la foto y una campaña de publicidad grotesca, acorde con sus clientes, a costa del «mirrey» como dicen en México, del CEO melenudo y descorbatado de Globalia, que como escribía Zorrilla:

Y luego, incontinente,
caló el chapeo, requirió la espada
miró al soslayo, fuese y no hubo nada.

El coronel no tiene quien le compre

Solo los Hidalgo compran Globalia

Solo los Hidalgo compran Globalia

Tras incontables anuncios de que les compraban los chinos, los rusos, los Matutes o diversos inversores secretos, siempre que no fueran los odiados Botín, al final ha sido el CEO, el hijísimo algo crápula y protagonista confeso de la prensa basura (rosa), el que ha comprado al Santander, heredero de las acciones del Popular, el quebrado banco del OPUS, su paquete porque literalmente no le quedaba de otra. Hace unos años se marchó pegando un sonoro portazo a su padre que sonó a capricho de mirrey, como les llaman en México y vendiendo sus acciones al cocodrilo Matutes. 
De paso su hermana se ha hecho con un pellizco de acciones procedentes de la fantasmal fundación Guzmán el Bueno para que la familia reine patriarcalmente en Globalia, en medio de una sonora soledad, un grupo que está deseando además, deshacerse de Halcón, una rémora viejuna, pesada como un lastre para sus florecientes negocios especulativos en Santo Domingo y su aerolínea, que se mueve entre la realidad y el deseo.

Gala Capital, a la que se ha nombrado en varias ocasiones como presunta compradora, niega tajantemente que vaya a hacerlo

Mientras, el hermano apestado, Juan Antonio, intenta vender su paquete a todo aquel que le presta oídos sin que finalmente nadie le suelte la pasta que pide. 
La familia, desunidos como una piña, siguen jugando al Monopoly de mercadillo.

Las herencias las carga el diablo

El Corte Inglés, la Finca, Angel Nieto y el vil metal

El Corte Inglés, La Finca, Ángel Nieto y el vil metal

Nadie deja todo atado y bien atado. Las herencias son auténticas bombas de relojería donde aflora lo peor del ser humano transformado en dinero. Al rancio culebrón de El Corte Inglés, valorado en 10.000 millones y que saca a la luz las miserias de hijos, sobrinos y hermanos, cainitas por supuesto, conflicto en el que Dimas tiene asegurada la patada de sus primas, le sucede los golpes bajos de la familia de Ángel Nieto con sus dos mujeres y sus varios hijos peleados por la indemnización por la muerte del piloto en su quad ibicenco por algo más de 900.000 euros.
La última en añadirse a la lista de las teleseries vencidas por la peor telerealidad es Susana García Cereceda, hija del fallecido Luis García Cereceda, actual presidenta del grupo dueño de la urbanización madrileña La Finca y socia de Juan José Hidalgo para un macroproyecto hotelero en Cumayasa, en República Dominicana, ha sido puesta en libertad tras prestar declaración ante el juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea Torrón, instructor de la causa abierta contra el siniestro excomisario de Policía José Manuel Villarejo.
En el caso del gran almacén y primera agencia de viajes del sector parecen aflorar por fin los misterios del incendio de la Torre Windsor y sus erráticos fantasmas personificados en Juan Carlos Fernández-Cernuda Hidalgo, jefe de seguridad y control de datos de la compañía que tras el incendio pasó de facturar miles a facturar millones a los almacenes.
Lo peor está por llegar, aunque quizá se eche tierra sobre estos asuntos propios de la podrida Dinamarca en que se ha convertido este país, hoy, donde salen los ladrones y entran los rufianes… ¿Quién da más?

Globalia vende dinosaurio (por poco dinero, oiga)

La agencia con 1000 oficinas perderá diez millones

Globalia y la familia Hidalgo saben que el modelo de Halcón Viajes está obsoleto y tiene fecha de caducidad. Ni el flamante Serrahima ni el CEO hijo, ni nadie, puede levantar esa losa pesada cual dinosaurio y condenada a desaparecer. Ya ha salido a la luz que sus dueños la venden al peor postor incluso y que buscan desesperadamente un incauto o un reformador radical del modelo una vez comprada por unos pocos euros. La anterior flag ship de la calle Princesa de Madrid, que ha ido mermando de tamaño y personal con los años, echó el cierre hace pocas semanas, en rigurosa exclusiva y adelanto de lo que va a pasar en no pocas oficinas.
En línea con ejercicios anteriores Halcón tiene previsto perder este año unos diez millones de euros y el patriarca no quiere ni ver la puerta de una oficina desde que fracasó estrepitosamente su operación de franquiciar los peores puntos para que sus trabajadores o algún incauto pertinaz se hiciera cargo del muerto.
Halcón lleva años encadenando elevadas pérdidas, siendo en el último trienio la agencia española con peores resultados, pese a a ser la que más puntos de venta cuenta, con alrededor de mil.
Desde 2012 han pasado por la dirección cuatro personas,  Fernando García Rascón, Jesús Juárez, Chema Hoyos, y finalmente Carmen López Pintor.
La nueva directora, de la tendencia de la hijísima, se devana la cabeza para ver si pueden hacer una operación de aggiornamiento en la línea de B the Travel Band o Brand o como se diga en ese spanglish que en este país de monolingüistas con dificultades triunfa en los másters de la URJC. Incluso piensan en la posibilidad de hacer de las oficinas tiendas de venta de cualquier clase de artículos, seguros, telecos, regalos…

Pero su mayor ilusión es vender… toda la red. Empezaron deshaciéndose de la sección portuguesa y Latitudes al grupo Barceló por unos ridículos 5,5 y 4 millones respectivamente.

Para colmo las agencias de fuera de la casa encuentran grandes dificultades para operar con Travelplan, el mayorista de Globalia. Aducen que emiten inmediatamente con 100% de gastos, que no se ponen al teléfono, que cometen errores de principiantes, que en muchas ocasiones tienen que tirar de burofax para dejar constancia de los errores y mala praxis.
Mientras Air Europa sigue su camino sin que el horizonte se vea despejado en esta época de viajes masivos y aviación low cost, lastrada por 1000 oficinas antidiluvianas. 
Ya no hay chinos, ni salida a bolsa, ni operaciones espectaculares ni palmaditas con Maduro. Rumores de venta, y chascarrillos delirantes del cocodrilo de O’Leary compadreando con Hidalgo Jr.

Uniformes de pago

Nuevos aires en Air Europa Express

Nuevos aires en Air Europa Express, triunfa el faralaes

Todavía recordamos con hilaridad aquellos uniformes de Air Europa de rigurosa tela vaquera de la cabeza a los pies. Parecía que acababan de salir de una discoteca ibicenca de dudoso gusto, perdón por la redundancia.
Pero todo puede cambiar a peor. Que se lo digan a Pablo Iglesias y su trouppe de twiteros enardecidos por las torturas de la Policía Municipal madrileña.
Ahora los tripulantes de cabina de Air Europa Express tienen que pagarse sus uniformes aunque, deben ser los nuevo aires del CEO de Globalia, pueden quedárselos tras haberlos pagado en su totalidad.

Suponemos que para lucir en los saraos que frecuenta Javier Hidalgo, aquellos en los que no le echan, por ejemplo los Botín. Eso sí, cuestan más los de las mujeres que los de los hombres, para así ensanchar más la brecha salarial. #Mitu, como diría el CEO.

Parece ser que O’Leary se ha puesto verde en envidia al analizar la simpática medida de Air Europa Express. Él preferiría vestir a sus TCP’s de gaiteros escoceses y cobrarles un plus por el cargante instrumento.
Mientras los consumidores o clientes o pasajeros lo toleren…

Deme algo, señor Fondo

Los Hidalgo quieren limpiar Globalia

Los Hidalgo quieren limpiar Globalia

Enésimo movimiento en el accionariado de Globalia, lo cual no quiere decir que vaya a suceder algo. Porque ni la fantasmal salida a Bolsa, ni los no menos fantasmales chinos, ni la franquiciación fallida han supuesto cambio alguno en el grupo turístico.
Ahora se trata de quitarse las amistades peligrosas, Santander, 9,9%, (los dos hijísimos, Javier y Ana Patricia son enemigos íntimos), que se quedó con la parte del Popular, el hermano toca pelotas, Juan Antonio Hidalgo, 9%, Abel Matutes centrado en su feudo ibicenco, 5%, y Unicaja, el 7%.
El paquete mayoritario seguiría en manos de la familia, esposa, hijas y el patriarca, que ostentan un 67% y el flamante consejero delegado de alborotada cabellera que no tiene nada por un calentón pasajero.
Sin embargo ahora está negociando con los fondos de capital riesgo Blackstone y Starwood, como informa El Confidencial, porque los bancos no le hacen ni caso.
Veremos en qué queda todo el asunto. ¡Ah! y de las millonarias pérdidas de Venezuela ni hablamos. Ya están amortizadas, dicen en la casa y el Ebidta, bien gracias.

La experiencia fraccional de los Hidalgo

La invitación de Globalia a Biel rompe el Pacte

Hace muchos, muchos años, uno de los grupúsculos de la Transición alardeaba de su gran experiencia fraccional: «Con un militante hacemos un partido; con dos una internacional, con tres una tendencia; con cuatro tres fracciones», afirmaban ufanos y un poco etílicos, entre cubata y cubata en Malasaña.
Los Hidalgo son una familia mal avenida, es decir, como todas, algo que se puede rastrear ahora que se acercan las feroces noches de Navidad, cuñados incluidos. El problema es que los Hidalgo tienen mucho dinero y uno de los conglomerados empresariales más grandes del país en el sector del turismo. Y allí ha habido de todo entre hijos, primos, cuñados y hermanos.
Pues bien, suponemos que el lobby turístico mallorquín, poderoso y unido ahora contra el enemigo común del Pacte, habrá encargado al patriarca de Globalia una operación secreta digna del mejor Le Carré para tirar abajo el otro conglomerado que gobierna, -es un decir-, el archipiélago.
Dicho y hecho y aunque la trampa era más simple que el mecanismo de un sonajero, su objetivo no era mucho más agudo y como todo personaje público que se precie, sobre todo si es político, tiene un ego del tamaño de la catedral de Palma. «Le haremos una oferta que su ego no podrá rechazar», debieron decirse los prohombres del turismo balear.
Y picó. Fue gratis a Punta Cana invitado por Globalia a través de un canal de televisión de esos que no ven ni los cámaras a través del visor y se enfundó un polo de la empresa pagana.
El resto es historia. Tras los sucesivos escandalillos de su consejería y vicepresidencia tuvo que dimitir y el Pacte tiembla por sus costuras.
«Buen trabajo, Juanjo, una extraordinaria labor fraccional», le diría cualquier ex trosquista de baja intensidad, de los que nutren hoy las filas de Podemos enmascarados tras la etiqueta Anticapitalista, antes de montar otra nueva, (tendencia-fracción- IV Internacional…) tipo Albano Dante Fachín o las que ya pudren el ayuntamiento de Madrid.

Ávoris se avoraza

Barceló a por todas (y todos)

Barceló a por todas (y todos)

Compra mayoristas a porrillo y utiliza nombres chuscos, Jolidey, B the travel no sé qué, Quelonia… Su CEO, Gabriel Subías, no para de salir en los medios, anunciando OPAS con todo el que se ponga a tiro, ahora el grupo NH para hacerse uno de los hoteleros más grandes del mundo. Aprovecha que la trouppe Globalia solo piensa en Air Europa para comerse todas las migajas que caen de su mesa, ayer Latitudes, hoy las agencias Halcón de Portugal.
Utiliza una cuadrilla de guías espirituales, Paco Nothing at All, Espido Freire, Jordi Serrallonga, Mercedes Cebrián… de la desgalichada casa Prisa, incluso Sebastián Álvaro del mítico programa Al filo de lo insufrible… Por cierto, oferta de Black Friday en B the Travel Band: viajes con guía más baratos que sin matraca.
En fin, veremos si a Globalia, que sigue muy callado tras el despido de Serrahima, el amigo que no lo era tanto, y el reacomodo familiar en las poltronas le queda algo por vender y a Barceló y sus marcas algo por comprar en esta carrera desbocada de turismo masivo que viene de masificado, millenials que viajan sin importarles dónde, cruceristas borrachos de mojitos aguados, gurús de Pacotilla y gastrónomos de hamburguesa deconstruida…

Barceló es Avoris, (con las rodillas in the guanter)

Barceló vuelve a hacerlo

No contentos con su antiguo nombre B the Travel Band entre los que se encontraba el inefable Paco Nadal, toda su división de viajes vuelve al inglés más macarrónico, que viene de macarra, y adopta el nuevo nombre Avoris, reinventing travel, como informa en rabiosa exclusiva Hosteltur, al que probablemente añada su coletilla más lógica Con las rodillas in the guanter tras el éxito sin precedentes del viral vídeo de Muchachada Nui.
Globalia, de la mano de su televisivo (Tele5) CEO, Javier Hidalgo, no descarta cambiar su nombre a Ay si voy con lo que te doy, travel experience.

El Gran Circo Globalia abre la temporada

Ventas, compras, despidos, mercadillos… en sus tres pistas

El Gran Circo Globalia no defrauda a sus seguidores. 
El hijísimo hecho un play boy; el Santander, su archienemigo, entra en el accionariado; Serrahima es mi íntimo y luego no está a la altura del cargo; mi primo Javier a la calle; su padre vende las acciones, el CEO las compra de nuevo; me hago amigo de O’Leary y me vacilan en Venezuela; salgo a Bolsa, los chinos no son serios, los rusos sí. Halcón no vale un pimiento y Curro se va al Caribe…La familia es lo primero…
Gran espectáculo en sus tres pistas, Pozuelo, Lluchmajor y República Dominicana…
Sólo superado por la payasada del Procés, cuyo próximo presidente de la República, Jordi Pujol, anuncia su entrada