Alex ¡qué cruz!

El gafe de British Airways

Al gafe de British Airways le hackean la web

El inefable CEO de British Airways sigue haciendo de las suyas después de su breve paso por aquella low cost fugaz, Clickair y el descontrol absoluto en la fatídica Vueling, de nombre tan horroroso como su desempeño. Además del caos total que montó en Heathrow hace unos meses.
Ahora le han robado los datos, incluidos los de sus tarjetas de crédito, de los clientes de la aerolínea del Imperio, durante dos semanas, dos, sin que nadie cayera en la cuenta. Los piratas se han apropiado de unos 380.000 pagos con tarjeta y los chorizos pudieron hacerse con nombres, apellidos, direcciones físicas y de correo electrónico, números de tarjetas y sus fechas de expiración y códigos de seguridad, datos suficientes para realizar compras o vaciar cuentas.
No contento con eso, la aerolínea comandada por el español, retiró las reservas  de más de 2.000 vuelos que vendió, erróneamente, mucho más baratos de su precio habitual, un error que calificó de «excepcionalmente raro».
Y ahora afirma «que nos tomamos muy en serio la seguridad y privacidad de nuestros clientes». Menos mal. Si se la llegan a tomar a broma seguro que subastan los datos en Wallapop.

Las herencias las carga el diablo

El Corte Inglés, la Finca, Angel Nieto y el vil metal

El Corte Inglés, La Finca, Ángel Nieto y el vil metal

Nadie deja todo atado y bien atado. Las herencias son auténticas bombas de relojería donde aflora lo peor del ser humano transformado en dinero. Al rancio culebrón de El Corte Inglés, valorado en 10.000 millones y que saca a la luz las miserias de hijos, sobrinos y hermanos, cainitas por supuesto, conflicto en el que Dimas tiene asegurada la patada de sus primas, le sucede los golpes bajos de la familia de Ángel Nieto con sus dos mujeres y sus varios hijos peleados por la indemnización por la muerte del piloto en su quad ibicenco por algo más de 900.000 euros.
La última en añadirse a la lista de las teleseries vencidas por la peor telerealidad es Susana García Cereceda, hija del fallecido Luis García Cereceda, actual presidenta del grupo dueño de la urbanización madrileña La Finca y socia de Juan José Hidalgo para un macroproyecto hotelero en Cumayasa, en República Dominicana, ha sido puesta en libertad tras prestar declaración ante el juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea Torrón, instructor de la causa abierta contra el siniestro excomisario de Policía José Manuel Villarejo.
En el caso del gran almacén y primera agencia de viajes del sector parecen aflorar por fin los misterios del incendio de la Torre Windsor y sus erráticos fantasmas personificados en Juan Carlos Fernández-Cernuda Hidalgo, jefe de seguridad y control de datos de la compañía que tras el incendio pasó de facturar miles a facturar millones a los almacenes.
Lo peor está por llegar, aunque quizá se eche tierra sobre estos asuntos propios de la podrida Dinamarca en que se ha convertido este país, hoy, donde salen los ladrones y entran los rufianes… ¿Quién da más?

Ricos y arios first, please

El lowcostismo british crea monstruos

El lowcostismo British crea monstruos

La compañía aérea British Airways de IAG, el mismo grupo que Iberia, ha decidido que los que pagan menos por sus billetes de avión embarquen los últimos, por cutres.
Habrá varias categorías del uno al cinco, número que constará claramente en la tarjeta de embarque, para primera, grupo One World, Silver, Bronze Executive Club, World Traveller Plus y chusma pura y dura.
Ahora que algunos ganapanes del periodismo de viajes han dictaminado que el turismo es un nuevo derecho humano, bien podrían preocuparse de que ese supuesto derecho se ejerciera en condiciones dignas.
Pero el esclavismo vuelve a toda máquina, aunque Ryanair se vea humillada a negociar con los sindicatos de pilotos sin poder cortarles las manos como antaño. Es la otra cara del populismo.

Alex cruz, O’Leary cara

El CEO de British Airways tiene un chaleco amarillo

El CEO de British Airways tiene un chaleco amarillo

Para presumir hay que sufrir y para subir hay que hundir a los demás. Alex Cruz ha vuelto a repetir la jugada de Vueling. Fijas unos objetivos irrealizables, haces unos recortes monstruosos en plantilla y en quitar las toallas de papel de los baños, contratas tercermundistas con sueldos cuartomundistas, prometes jugosos dividendos a los accionistas mientras reduces sueldos a tu plantilla y ale hop, ya tenemos el caos montado.
Sí, es molesto, sobre todo para clientes y pasajeros, pero ellos no importan, están acostumbrados a cacheos indignos, asientos para contorsionistas, a pagar el mal humor y la frustración de los TCP’s, colas maratonianas, pagar hasta por respirar el viciado aire de la cabina, o por bajar el respaldo; se han acostumbrado a demoras, suspensiones, esperas sin ningún tipo de información, a que haya que luchar a brazo partido para que te devuelvan el dinero del billete que no has podido utilizar, no digamos ya de las prometidas indemnizaciones… Porque volar se ha convertido en una auténtica tortura que poco a poco va masoquizando a las masas turísticas.
Todo eso no importa si al final Alex Cruz trepa a golpe de caos hasta llegar quién sabe donde. Y si se produce el caos anunciado por su incompetencia y su indignante cara dura, se pone el chaleco amarillo como si estuviera a pie de pista y se pide perdón… mientras se gana un sueldo de alrededor de 10 millones de libras al año. Y en su baño se seca la cara con toallas de organdí.
O’Leary por lo menos sabe hacer mejor el payaso. Y hasta ahora no se la ha caído la informática a pesar de los millones de vuelos cutres programados. Eso sí, ha aprovechado la ocasión para reírse hasta la saciedad y hacer sangre de la desventurada empresa imperial, según cuentan en Preferente
Pero, los corifeos de Alex y la marca España dirán que le critican porque es español. Ah, la pérfida Albión, ¡Gibraltar Español!

Heathrow como El Prat

A British se le funden los plomos

A British se le funden los plomos

Se pueden inventar lo que quieran, incluso que les ha fallado el suministro eléctrico, pero lo cierto es que el caos del transporte aéreo amenaza por doquier y a la vuelta de la esquina.
El aeropuerto más importante de Europa, el londinense Heathrow más el segundo de abordo, Gatwick, están tan colapsados como lo estuvo El Prat a principios del verano pasado, y como, según todos los augurios va a estar este año, Aena contra el independentismo, por mala planificación, gestión caótica, chapuzas generalizadas, ambición desmedida y lowcostismo a ultranza…
Pero lo mejor es llamarlo ciberataque, fallo en el suministro eléctrico o cualquier otra excusa de mal pagador antes de reconocer que ante el puente brexiano -hoy es fiesta en la imperial y monárquica UK-, simplemente IAG ha sufrido un apagón neuronal
Y no conviene olvidar que Alex Cruz, consejero delegado de British Airways es español y fue presidente de la fugaz Clickair y de la torturante Vueling.

La prensa amarilla inglesa, perdón por la redundancia, ha cargado contra el CEO español por echar a los informáticos ingleses y contratar indios de la India, que son muy apañados de precio.

Así son los altos ejecutivos que ingresan millones de libras al año… lo que ahorran en sueldos de los demás lo gastan en el propio.

El low cost quiere cruzar el charco

IAG y Norwegian a la greña por el Atlántico Norte

IAG y Norwegian rompen el fuego, O’Leary se esconde

Solo es cuestión de tiempo que el modelo low cost emprendiera el asalto de las rutas más codiciadas, el Atlántico Norte, y comenzara a operar en rutas transcontinentales.
Norwegian quiere operar desde Barcelona y el consorcio que engloba British e Iberia han respondido de inmediato viendo peligrar el semi monopolio que tienen una en las rentabilísimas rutas del Atlántico Norte y la otra en las que conducen a América Latina. Y tampoco se descarta por el momento que sean movimientos tácticos destinados a que se produzca una compra de los británicos a los escandinavos. Ya lo hizo con su competidora en esa ruta Air Lingus. Y además ahora que entra en el grupo Deutsche Bank con una participación del 5,6% que le supone una inyección de más de 600 millones de euros
Willie Walsh apuesta también por Barcelona como hub desde donde testar los no poco problemas que supondrían cruzar el charco bajo un modelo autobús con alas, con tiempos de escalas más ajustados, pasaje más constreñido y tiempo de vuelo superior a las ocho horas y Norwegian tantea con los catalanes pero amaga con elegir Buenos Aires, -se ve que no conoce cómo se las gastan los sindicatos argentinos-, para volar desde allí a Oslo, Londres, París o Madrid.
Mientras el bocazas de Ryanair calla y otorga esperando una circunstancia más propicia para para aclarar sus futuros movimientos tras sus primeras bravuconadas prometiendo que cruzaría el Atlántico por 14 euros.
Ryanair se esconde

Suprimida la infecta comida a bordo en BA

El gratis que pagamos en el billete

El gratis que pagamos en el billete

Parece ser que el flamante CEO de British Airways, Alex Cruz, no ha encontrado mejor medida que suprimir en su nueva compañía las comidas a bordo que él considera gratis y que precisamente en esa compañía suelen ser tan infecta como la comida inglesa en general y su climatología.
Los ancillary services, o servicios auxiliares se han descubierto de pronto como una gran fuente de ingresos. Ahora cobran por equipaje, refrigerios, asientos, orden y preferencia de embarque, pasar rápidamente controles de seguridad y todas las otras cosas que antes estaban incluidas en el billete. Pronto cobrarán por ir al baño.
No existen las cosas gratis al contrario de lo que publica Preferente. Si una tienda entrega una lujosa bolsa de papel hecha a mano tenemos la absoluta seguridad que no es gratis y que la hemos pagado junto a la mercancía que nos llevamos.
En aviación, los clientes normales, es decir los de clase turista y económica, no dejan de sufrir agravios y desprecios. Ryanair y el payaso que la dirige comenzó insultando a sus clientes para, como en Tele5 a sus espectadores, triunfar con las aerolíneas basura.
Si se trata de rebajar costes los CEO podrían empezar por sus salarios y los miles de directivos ineptos, incompetentes y cegatos de los dos ojos y no por los derechos de los clientes. 
Seamos realistas, pidamos lo imposible. 

Un piloto de British herido por un láser

El arma, militar, a la venta en Internet

El arma, de carácter militar, a la venta en Internet

Un piloto de British Airways que hacía las veces de copiloto ha sufrido daños de consideración en un ojo al aterrizar en el aeropuerto de Londres hace unos meses y ha tenido que recibir tratamiento en un hospital de Sheffield.
Cada día son más frecuentes este tipo de ataques y últimamente son realizados con láser de carácter militar de considerable potencia, que se pueden comprar con relativa facilidad en Internet.
Un portavoz de la asociación de pilotos del Reino Unido ha denunciado que en Glasgow hay un edificio de apartamentos conocido como El bloque del láser, desde donde se realizan ataques cotidianos a las aeronaves que aterrizan en el cercano aeropuerto.
Asimismo se sabe que tales ataques son llevadas a cabo por jóvenes y adolescentes y sólo en Heathrow se han reportado más de 400 incidentes en los últimos 12 meses, informa The Guardian en su edición de hoy.
Es sólo cuestión de tiempo antes de que suceda una tragedia, continuó el portavoz de los pilotos. Sería de esperar una actuación por parte de la policía aun a riesgo de que los adolescentes pudieran verse traumados por no poder realizar sus deseos plenamente.

IAG: Todos dicen I love you

Unanimidad en la recomendación

Casi todos los asesores de Bolsa, esa especie tan volátil y ligera de memoria, recomiendan comprar IAG, el grupo de aerolíneas de Iberia, Vueling y British Airways, que está a punto a su vez de comprar Air Lingus cuando Michael O’Leary de Ryanair se canse de jugar con su sólido paquete en la compañía irlandesa.
IAG subió en julio casi un 13% en pasajeros con Iberia a la cabeza por su especial relación con América Latina, con la que vuelve a estrechar vínculos y abrir rutas que había dejado expeditas a Hidalgo y su familia, que por cierto sigue proclamando a los cuatro vientos que por favor, por favor, por favor, que alguien le saque a Bolsa Globalia.
Todos los indicadores de una aerolínea por sofisticados que sean, pasajeros por kilómetro, asientos por kilómetro, pasajeros puros y duros, etcétera… muestran números espectaculares. Y hasta Vueling, que anda a la greña consigo misma tras el descalabro en Roma, las maletas perdidas, los horarios trasladados y los varapalos de las asociaciones de consumidores, ha crecido un 13% en pasajeros en el candente mes de julio. Y se atreve con el puente aéreo con su hermana de leche, Iberia.
Y British aporta el músculo y la masa corporal ya que supera a Iberia y Vueling juntas en demanda. También ha subido en julio, aunque tan solo un 4%.
Hoy IAG cotiza en el umbral de los ocho euros, y acumula una subida del 96% en un año, desde los 4 euros de junio pasado. Aun así todos recomiendan comprar y mantener.
Sí, también los que recomendaron comprar eDreams, que sigue a 2,26 desde su precio de salida a 11,40 euros o sea que cuidadín…

IAG compra slots en Heathrow

Materializa la compra de Air Lingus

Materializa la compra de Air Lingus

La mítica aerolínea del trébol de tres hojas, símbolo de la Isla Esmeralda, ha caído por fin en las redes de IAG, sorteando el abrazo del oso de Ryanair.
IAG sabía que la capacidad de British Airways de conseguir más slots en su aeropuerto de cabecera, Heathrow, era prácticamente nula y que la única posibilidad era comprando una aerolínea que los tuviera.
Si además puede hacer de Dublin un hub en el estratégico mercado del Atlántico Norte, conseguía un doble objetivo.
Que los leprechaun les sean propicios a ambos.