Un fontanero, Ministro de Turismo

Turismo y nuevas tecnologías juntas

Un «fontanero» se ha hecho cargo del ministerio de Turismo, junto con Energía y Agenda Digital. 
Se trata de Álvaro Nadal, antiguo responsable de la Oficina Económica de la Presidencia del Gobierno y principal asesor económico de Rajoy en los últimos años.
Su primer medida puede ser desterrar a Isabel Borrego al planeta Marte para que sondee las posibilidades de realizar allí un macrobotellón en ausencia de gravedad.
Habrá que darle un plazo de confianza. En torno a los veinte minutos…

Borrego y el día de los baretos

Más turismo, más empleo sumergido

Más turismo, más empleo sumergido

La Secretaria de Estado de Turismo en funciones, Isabel Borrego, ha inaugurado el Martes de la Hostelería, una novedosa y revolucionaria iniciativa con la que bares y restaurantes de toda España quieren incentivar el consumo, dando una vuelta de tuerca a la tradicional Hora Feliz de los borrachuzos, e instaurando este día de forma parecida al Día del Espectador en los cines.
Mientras, Borrego ha anunciado que España recibirá 74 millones de turistas este año según sus cálculos y que aumentará, como es lógico, el gasto por turismo, aunque siga bajando el gasto medio por turista. Es decir, vendrán más turistas que cada día gastarán menos.
Y de forma paralela el Ministerio de Trabajo informa que este año la Inspección también ha batido récords encontrando más 86.000 infracciones de trabajo en negro, casos de profesionales que no están dados de alta en la Seguridad Social, extranjeros sin permiso de trabajo en España o empleados con contratos a jornada parcial que completan un 50% más de las horas que les corresponde según Bez, el 80% de los cuales se encuentra en el sector Servicios, particularmente en hosteleria.
En 2015 el número de denuncias rebasó por poco los 2500 casos.

Y del turismo, mejor ni hablamos

La primera actividad económica no existe en la campaña

El turismo es responsable del 11% del PIB y es nuestra primera industria «exportadora».
Además, hoy hay debates calientes sobre la mal llamada economía colaborativa, léase desregulada, que es materia de las inoperantes comunidades autonónomas, pero que amenazan a traernos vía TTIP un mundo sin trabajadores y en negro, adalid de la precariedad y acabar con una forma de entender la holetería y el transporte. Nada menos.
Por no hablar del eterno debate sobre sostenibilidad medioambiental, restricciones a lugares sobre explotados, cruceros con buques tipo Benidorm, hooliganismo, playas atestadas y pueblos fantasmas como Torrevieja y varios del Mar Menor, poblados solo por millones de medusas y jubilados ingleses que tiemblan ante la posibilidad de un Brexit.
La pésima actuación del arrogante Soria y la ignorancia supina de la Secretaria del ramo, Isabel Borrego, que reconocía antes de su toma de posesión no saber nada de turismo, no ha hecho más que agravar la desidia y la incompetencia socialista anterior, mientras las baronías regionales se rompen la boca alabando el turismo de aluvión que llega a millones a las playas del país mientras los países ribereños del Mare Nostrum, Túnez, Egipto, Turquía… arden por conflictos internos, muchas veces de carácter tribal.
Nada de todo esto aparece en la cansina, estupidizante y televisada campaña electoral, que cada vez se asemeja más a uno de los abyectos programas de Tele5, que lleva a tantos supervivientes de este tinglado a no participar en esta bufonada que llaman meter una papeleta en una urna cada… ¿seis meses?

España, balneario escoba del turismo low cost

Erdogan el pachá otomano

Turquía expulsa al turismo por la guerra civil

El último atentado, dirigido expresamente contra los militares turcos, acaba con el turismo en Turquía, al menos en el horizonte próximo, y pone de manifiesto que, aprovechando la guerra en Siria, el país está librando una auténtica guerra civil contra su minoría kurda, recogiendo la experiencia del Imperio Otomano, que había perpetrado a principios del siglo pasado un auténtico genocidio contra el pueblo armenio, calificado como tal por un buen número de países democráticos.
Erdogan, el «moderno» pachá que actualmente rige el país, está decidido a ampliar una guerra que quiere hacer renacer de sus cenizas al antiguo imperio otomano, reivindicando sus más acendradas tradiciones, esto es, aliándose siempre con alguna potencia occidental para jugar a dos barajas, la interior, de democracia de bajísima intensidad, por decirlo de manera suave, soltando presión por la espita de la alta inmigración establecida en Alemania, y la exterior, aprovechando su posición estratégica por tierra, mar y aire, para vender a Occidente su papel de freno al oso ruso, de pretendido equilibrio entre suníes y chíies, y pastoreando el siempre salvaje territorio del Caúcaso.
Ya que el Mediterráneo sur está en llamas y las perspectivas del Magreb -Argelia sin modelo y con un octogenario tambaleante en el poder, Marruecos con un rey «pasota» que a duras penas puede contener el radicalismo islámico, Túnez con una septicemia galopante- no son muy halagüeñas, España se ha convertido en el balneario low cost del mundo occidental.
Otra cosa es el modelo, con el menguante gasto medio del turista ramplón, como acaba de poner de manifiesto Gonzalo González Jiménez de la Espada para sofocón de la señora Borrego en funciones, -Soria está tan desaparecido como Montoro-, en su libro Evolución y retos del sector hotelero en España, donde clama contra la atomización del sector hotelero, la touroperación cutre, las líneas de bajo coste subvencionadas y el empleo de baja calidad en la hostelería.
Así pues, como siga extendiéndose la guerra al sur del Mare Nostrum, España va a reventar de turistas por las costuras, como el camarote de los hermanos Marx, mientras baja su gasto, sube el empleo precario y de bajísima formación, se acentúa el deterioro medioambiental y sostenible, y unos juegan a hacerse con el poder a toda costa y otros a perderlo de la misma manera pero con los bolsillos repletos.

2015 el año que viajamos peligrosamente

El año que viajamos peligrosamente

Hidalgo, eDreams, Imserso, subastas, Soria, yihadismo, desregulación, tasas, pilotos suicidas, los omnipresentes chinos…

El año que va a acabar ha estado marcado en esta latitud por el terrorismo yihadista que ha proporcionado a España cifras récord en visitantes turísticos. Y por el debate sobre el turismo y la economía desregulada. Pero hay muchos más temas que han hecho de 2015 un año clave en viajes y turismo. Pasen y lean…
eDreams lo peta en Bolsa y su CEO Javier Pérez Tenessa dimite muy bien indemnizado. Diez millones por una acción que bajó el 72%, de 10,25 euros a poco más de 1. La compañía, desde su rincón del ring, contempla desafiante a Ryanair, su cordial enemigo. Comienzan las hostilidades.
Fitur, mundo viejuno, cambia. Se destapan las vergüenzas y corruptelas de ese mundo jurásico. Ferias cutres, privilegios fabulosos, (para sus directivos).
Gran bronca a cuenta de la antigua Nautalia entre el fondo Springwater, Wamos y Gowaii. Tras Orizonia, el capital riesgo golpea de nuevo.  Javier Diaz de Gowaii afirma que se siente como en la película La vida de Pi, conviviendo con un tigre. Este le acaba mordiendo. Montoro, el otro, el CEO defenestrado de Wamos, denuncia una operación de Cash Pooling por parte de Springwater, lo que se traduciría por vaciamiento. O sea, pulirse la pasta, ¿lo pillan?  Pero no llega la sangre al río. Era un tigre de papel (moneda).
En febrero nace Pangea, la agencia para hipsters desnatados. La tienda, el Zara de los viajes, abre al público con una apuesta confusa en octubre. Unos meses más tarde, Fernando Moreno, el responsable de mercadotecnia, dimite o… 
Hidalgo dispara contra todos los blancos. Quiere franquicias, cierra agencias, pretende salir a Bolsa, luego quiere vender a los chinos, pierde parte del Imserso, empieza a montar su low cost en Air Europa, echa a su «dircom», se olvida de Matutes… Se pega con la CEAV y pierde el juicio con Viajes Gheisa y… acaba imputado en el caso Residentes. Finalmente para «congraciarse» con su plantilla crea Air Europa Express. El rumbo de la nave es más incierto que nunca, con Iberia como obsesión.
El terrorismo islámico golpea en todos sitios, Túnez, Egipto, Tailandia, Turquía, Francia, EE.UU… y el Mediterráneo Sur se configura como zona de guerra. El aluvión de turistas en busca de sol y playa aterriza en España. Récord de visitantes, peligro de monocultivo.
En Barcelona y Formentera saltan las costuras y los partidos emergentes empiezan a pisar el freno del turismo. Se abre el debate del año entre liberales y planificadores. Unos abogan por el laisse faire, forrémonos mientras dure, y otros por las tasas, las prohibiciones y el aquí mando yo. 
Venezuela y su atrabiliario presidente atrapan en su corralito a Air Europa e Iberia. Conviasa pierde la placa y casi a 600 pasajeros que se quedan tirados en Barajas.
Cierra la tienda trucha de National Geographic en Madrid en cuya gerencia estuvo Fernando Moreno, que se pasa a Pangea.
Barceló cambia a un nombre anglosajón que nadie entiende, Beee, the travel Brand o algo así. Subías afirma que las agencias y los touroperadores están obsoletos.
Alemania comienza su annus horribilis. Su piloto Andrea Lubitz de GermanWings se suicida asesinando a todo su pasaje. Nadie se había enterado de su paranoia y depresión. Lufthansa se sale del GDS Amadeus, cansada de tantas comisiones. Las agencias protestan. Y todavía no ha llegado el caso Volswagen de intoxicación masiva.
Y el annus terribilis de Malasyan continúa. Cae otro avión, este por un misil a cargo de los contendientes en la guerra de Ucrania y parece que los vuelos civiles comienzan a ser declarados objetivos militares.
Ryanair se carcajea de los medios afirmando que cruzarán el Atlántico por 14 euros. Luego lo desmiente. Casi todos los medios pican. O’Leary se rompe varias costillas con las carcajadas. Luego adopta una estrategia más trapense. Silencio, se vuela. Y se forra.
Barcelona no quiere ser Venecia. Empieza a cuestionarse su modelo turístico antes de que Colau acceda a ser la reina absolutista de la ciudad. El lobby crucerista publica un estudio contra Colau, pagado por el puerto de Barcelona.
AENA culmina su paso del estado al Ibex y nadie sabe muy bien cómo pero la acción comienza un rally alcista. Los institucionales se forran.
Suben los turistas, bajan los ingresos por turista. España se convierte en el camarote de los hermanos Marx. Los sindicatos denuncian  dumping social, el empleo, precario y mal pagado, no sube a pesar del chorro de turistas que no cesa.
Soria, al contrario que Teruel, no existe, solo para las eléctricas. Borrego desaparecida sin combate. 
IAG empieza a salirse. Del mapa y de la cotización en Bolsa. Culmina la compra de Air Lingus, al grito de «Al rico slot». 
Las grandes de la economía desregulada, AirBnB, Uber, Bla, Bla, Bla Car, comienzan la ofensiva. Consiguen que se les llame «Economía Colaborativa» y ya valen más que muchas compañías del Ibex. Algunos creen que son el caballo de Troya del TTIP, el protocolo fantasma que quiere firmar Estados Unidos con Europa en medio del mayor de los secretismos. 
Comienza el sainete del Imserso. Se lo dan todo a Hidalgo, como siempre. Mundiplan, de Iberia y Alsa, los archienemigos del salmantino, contraatacan y recurren. Hidalgo también; el Imserso se lía como un caramelo. España no parece ser país para viejos. Siguen las chapuzas.
 El pelotazo del nuevo trolley para cabina se deshincha y queda en nada. 
Empieza el otro sainete, el de la subasta del aeropuerto fantasma de Ciudad Real. Sale por 40 millones lo que costó 1000 y se adjudica a los chinos en 10.000 euros. Se anula la subasta y se convoca otra que se adjudica a insolventes. Se vuelve a anular… Si no fuera patético, sería cómico. Es como del Día de la Marmota en Ciudad Real.  
El turismo emisor remonta penosamente desde el pinchazo de la burbuja. Hasta finales de año no rozará los niveles precrisis y gracias sobre todo a los viajes de lujo.  El negocio de las bodas españolas mantiene con vida a algunas agencias desahuciadas 
El dúo Soria Borrego promociona masivamente la elegancia social de veranear en Benidorm. Los rusos ya no nos quieren…tanto.
El Algarrobico, mal, gracias; sigue de juzgado en juzgado hasta que le amnistíen. 
Comienza la colaboración de Dreamberry con 02B de Economía Digital, el medio turístico líder. 
Los emergentes mandan parar. En Baleares se recuperan las tasas turísticas y Colau se bate contra los apartamentos turísticos «colaborativos» de los grandes propietarios y el modelo Venecia, de turismo masivo y descontrolado. Los hoteleros ponen el grito en los medios. Prosigue la avalancha de turistas, eso que algunos llamamos Exuberancia Irracional. 
Torrevieja, pasa de meca del turismo a la ciudad más pobre de España, la auténtica Torrechunga. Las suecas ya no viven aquí…
El ex patrón de patrones sigue en la cárcel. Comienza el juicio por el saqueo de Marsans
Cae un avión español, SwiftAir AH5017 en Mali, lo que corrobora que volar en África es llorar.
Cuba firma las paces con EE.UU. Los hoteleros españoles se quedan descolocados y sin táctica ni estrategia ante lo que se avecina para el turismo en la perla del Caribe. 
La primavera del Corte Inglés se agosta. Empiezan los conflictos internos por la venta parcial a los árabes, aunque Dimas Gimeno adore a los chinos… 
El turismo rural no despega en España, aunque el Norte se beneficia del calor sahariano de la península.
Las chapuzas de Botella emergen. Bicibad naufraga en el Magaluf madrileño. Aparecen bicis en Bucarest…
Los yihadistas ponen una bomba en un avión ruso de pasajeros que despega de Sharm El Sheik, en Egipto. Erdogan, el sultán turco, en otro, esta vez militar. La crisis se ahonda.
Marina D’Or quiere ser la versión low cost de la saga Resacón. Santiago Segura se frota las manos. Los chinos otro tanto de lo mismo.
El año que viene más. Esperemos que sea mejor que este. Feliz 2016, felices viajes…
alfonso ormaetxea

¿Un ministerio de turismo?

Hasta el momento solo los sindicatos lo reclaman

Soria vete ya, entonan todos los colectivos afectados, es decir, todo el mundo. A Isabel Borrego ni la nombran, porque su nombre da mala suerte, después de una no gestión realmente calamitosa. 
El ministro de las eléctricas y las petroleras culmina la suya con la mayor quiebra en ciernes de la historia, la de las renovables Abengoa tras intentar cobrarnos el aire que respiramos. Veremos dónde acaba, pero las puertas giratorias le deparan un asiento en cualquier empresa que elija, desde Volswagen hasta ACS, dada su benevolencia, por no hablar en otros términos. Sólo su arrogancia ha sido mayor que su ignorancia. A Florentino se olvidó defenderle, como a Benítez, en su última rueda de prensa por su inestimable apoyo en el proyecto Castor.
Por el turismo no ha hecho más que mirar desde el tendido cómo subía el número de visitantes y bajaban los ingresos por turista, mientras no dejaban de airear las cifras de las subidas de ingresos absolutas. Es decir, cada día más turismo low cost.
Los sindicatos denuncian sin que nadie les haga caso, -casi nadie les hace caso ya-, el aumento de los beneficios, el estancamiento de los salarios y del empleo y la precariedad. Hablaron hace unos días de «auténtico dumping social» en el turismo español. Y reclamaron un ministerio del ramo, de una actividad que se lleva más del 11% del PIB. Son los únicos por ahora en solicitar un ministerio, debate que tuvo algo de eco en los medios a mediados de mayo de 2014
En 2009, la media de personas que estaban dadas de alta en cualquiera de las tres actividades ligadas al turismo (hostelería, restauración y agencias de viaje) era de 1,91 millones;seis años después, esa cifra ha subido “tan solo” un 10%, hasta los 2,10 millones, frente al 30% de las llegadas de turistas extranjeros y el 40% veces menos que los ingresos, decía Carlos Molina en Cinco Días.
Los partidos, enfrascados en las payasadas de televisión, -cantan, bailan, gallean, hablan de fútbol y se ríen mucho…- no dicen nada al respecto, como de tantas cosas. 
Ni de un posible ministerio, ni del IVA turístico, ni de la economía desregulada que los lobbys llaman colaborativa, ni de las tasas turísticas, ni del turismo sostenible. Ni de casi nada…

El Imserso ya huele

Hidalgo a punto de perder el rumbo

Hidalgo a punto de perder el rumbo

Tras el papelón, el boicot. Hidalgo se plantea seriamente recurrir el segundo y chapucero dictamen del Imserso para cargárselo y promocionar sus propios paquetes para mayores a la venta en Halcón.
Con todos los frentes abiertos, el empresario salmantino camina por el filo del abismo y debería medir bien sus pasos porque uno en falso puede suponerle el comienzo del fin.
Air Europa ha entrado en pérdidas, Venezuela no le paga, Halcón no franquicia, la familia no quiere saber nada, excepto del billete, los chinos de HNA se lo piensan, la Bolsa le produce urticaria, no sabe si trasladarse con armas y bagajes a Palma, la política de comunicación es un laberinto, sus privilegios con el gobierno han quedado al descubierto y se arriesga a todo un motín si recurre el Imserso.

El ministro Alonso no ha podido llevar peor lo corto de su andadura y del inefable Soria y la missing in action Borrego, mejor ni hablamos. A Rajoy se le acumulan los problemas al filo de las elecciones y su política de inaugurar pantanos igual ya no le sirve de nada.
Y si no lo recurre se lo llevan los demonios y deja un flanco al aire. Malos tiempos para la lírica de rompe y rasga que siempre ha practicado esa fuerza de la naturaleza.

Viaja como puedas, el insulto final

La descacharrante pareja Alonso-Soria

La descacharrante pareja Alonso-Soria

Del primero se puede decir que acaba de llegar al cargo, pero el engreído ministro de Turismo, -bueno, de lo que sea-, lleva toda la legislatura haciendo el ridículo en su doble vertiente de Industria y Turismo, pero ha puesto la guinda a su gestión con el fallo, nunca mejor dicho, del Imserso. De la señora Borrego nadie sabe nada. Desde hace casi cuatro años.
Además, le ha prestado un nuevo dolor de cabeza a su jefe de filas, justo cuando se avecinan elecciones cruciales para el país o los países que seremos a finales de año. 
Ni más ni menos que dejar a un millón de viajeros sociales, los de la tercera edad, sin vacaciones de invierno y amenazar miles de puestos de trabajo en más de 300 hoteles, además de quedar en ridículo por la patente discrecionalidad del fallo del concurso señalada por el tribunal de Hacienda.
La guerra entre Iberia y Air Europa, de eso se trata en definitiva, está servida y calentita. ¿Qué se fallará ahora?
1.-Que el concurso estaba ajustado a derecho y Globalia se queda el pelotazo.
2–Que en efecto, el fallo era subjetivo e incorrecto y se le debe adjudicar la oferta a Iberia que además, es mucho más barata, 22 millones de euros nada menos.
3.-Tirar por la calle de en medio y repartir la tarta. Eso es lo que le pediría el cuerpo a nuestro registrador de la propiedad favorito, siempre de perfil.
En cualquier caso, el ministro del ramo ha puesto colofón a una gestión espantosa que solo se ha salvado gracias a los atentados en países de la competencia mediterránea, a la devaluación del euro y al turismo low cost que practica España, que sigue siendo más diferente que nunca. 

Borreguismo turístico

Aluvión de turistas foráneos

Aluvión de turistas foráneos

Hay que tirar de cifras sin importar la calidad. No importa que el empleo sea de ínfima calidad, sobre todo en hostelería como ha denunciado CC.OO. y que haya crecido menos que el aluvión turístico. Lo que importa son las cifras para utilizarlas como arma arrojadiza contra la oposición y esgrimirlas ante las próximas elecciones. 
No importa que los turistas gasten cada vez menos de media por persona si podemos utilizar la cifra a pelo, es decir, afirmando que gastan más porque como vienen más sube el monto total de gasto. Es un argumento para tontos pero da votos. 
La rambla turística crece como la espuma de un cava barato. Ya han pasado por aquí 29,2 millones, un 4,2% más que el año pasado. Sobre todo alemanes, ingleses y franceses y ¡albricias! muchos chinos, que todos creen que va a ser el maná del futuro, sin mirar al costado, es decir que ha reventado la burbuja bursátil del país asiático. Y de los rusos ya no nos acordamos de cómo era el color -negro- de sus rublos.
Mientras, Isabel Borrego, la inoperante Secretaria de Estado de Turismo tira todas las piedras que puede contra el Govern Balear y les acusa de no querer turistas. Tanto es así que el siempre pacífico Biel Barceló, le ha pedido una reunión para limar asperezas.
Todo por Mariano que se puede quedar sin parroquia en noviembre, aunque de paso se machaque un tanto esa entelequia absurda que se llama Marca España, que anda de capa caída ahora que Casillas se ha ido a Oporto a cobrar los 17 millones de nada que le debían por ser un prócer patrio y que la señorita Carbonero nos haya hecho renunciar al único momento gracioso de Tele5 . Lástima que Borrego no siga los pasos de la mediática pareja.

¿Colabora QUÉ?

Lobby contra lobo

Lobby contra lobo (con piel de cordero)

Lo de la economía colaborativa es un mito inventado por un community manager inspirado que se equivocó de pastillero pero más falso que los comentarios de Trip Advisor.

El lobby de los hoteleros españoles Exceltur ha salido hoy con toda la artillería contra esos lobos con piel de cordero cuyos propagandistas pregonan que se trata de intercambios entre particulares para capear la crisis y otras mentiras de destrucción masiva (de hoteles e impuestos).

Mentira número 1: No se trata de plataformas de contacto y negocios entre particulares. Cada día más es un negocio profesionalizado y altamente lucrativo para sus muñidores.

Mentira número 2: La mitad de la oferta pertenece a propietarios con más de un piso o propiedad.

Mentira número 3: Sólo tres plataformas que se lucran con un buen porcentaje del alquiler dominan el mercado: Airbnb, Niumba y Homeaway.

Mentira número 4: La actividad encarece los precios en los barrios más céntricos o turísticos de las ciudades y expulsa a sus residentes. Asegura que en los distritos turísticos de los 12 mayores destinos urbanos españoles ya hay una vivienda dedicada al alquiler turístico de cada 12 y que eso provoca incomodidades como ruido, suciedad, inseguridad y envejecimiento de los edificios.

Mentira número 5: Evaden impuestos por valor de unos 430 millones de euros  y otros 360 millones en recaudación de IVA.

Mentira número 6: El consumidor está completamente desprotegido frente a abusos.

Y la extraña pareja Soria-Borrego sigue como su padrino, de perfil. En tiempos de crisis no hacer mudanza…